Cuidado, está caliente

Hoy, a camino de casa, oí una historia que me hizo recordar a nosotros. Un niño daba a una niña un ramillete, en el que puso once rosas verdaderas y una de plástico, y le dijo: ―Solo dejaré de amarte cuando morir la última rosa. Y mientras yo caminaba, pensaba que mi amor por ti también es así... eterno. 

Sé que no tiene mucho sentido todo lo que está pasando con nosotros, que a veces parece todo una gran tontería. 

Mírame, no me gusta hablar contigo cuando me evitas de esa manera. Desármate, por favor. Hay ya tantas cosas malas en este mundo... Enfrentamos tantas dificultades, tanta desilusión... 

Y en ti que encontré lo más bello. Está bien... Sé que la otra vez dije cosas que no debería haber dicho... Sé que de alguna manera te humillé, pero me conoces hace tanto tiempo, sabes que a veces hablo sin pensar... En los momentos de rabia... Sí, sí, sé que solo tú sabes el dolor que sentiste... 

Hace frío aquí afuera, vámonos para dentro y te preparo un chocolate caliente. Fue en el invierno que nos abrazamos por primera vez, ¿te acuerdas? El vestíbulo del hotel... Fue bonito. Me parecía un ángel bajando desde el cielo. Resulta muy cursi esa imagen, lo sé... Pero ¿qué puedo hacer? Así me sentí... Me acuerdo también tu olor... flores. Tú siempre me hará recordar flores... 
¿Dónde hay achocolatado aquí? Repisa de arriba... Está bien. Mira... No me gusta cuando derramas lágrimas de dolor por mi. Me gusta cuando lloras de felicidad por alguna sorpresa que te hice. Quiero que sepas que de alguna manera siempre te amé, desde nuestra primera charla... Y seguiré amándote, aunque esta sea nuestra última vez... 

Así es la vida, los altos y bajos de las relaciones... En el fondo son esas crisis, esos momentos de caos que hacen con que las cosas se fortalezcan... Seguir caminando lado a lado es siempre una elección... Elegí a ti, quiero siempre intentar hacerte feliz y, si pudiera volver en el tiempo y elegir momentos para vivir eternamente, seguramente elegiría todos aquellos en los que estuve a tu lado... 

Sé que soy tonto... Pero ¿qué hacer si creo en eso de almas gemelas, de vidas pasadas? Y creo que si aún estamos aquí es porque hay algún propósito. Hoy hago hincapié de perder el vuelo para quedarme aquí contigo... Amar es eso, es cuidar... Pero es discutir también. Pérdidas y ganancias. 

Curioso, hablé con una amiga por esos días... Sí, sí ella misma... Sé que no te cae nada bien, pero es buena persona... Bueno, ella hablaba de esas cosas de relaciones. Quien está soltero quiere estar con alguien, pero quien está con alguien quiere ser libre. No sé... Pensé en nosotros, de alguna forma extraña, loca, un poco coja, tenemos uno al otro. Y de alguna manera siempre queremos negarlo. Queremos la libertad del mundo, pero la verdadera libertad la probamos diariamente, que es el amor que sentimos uno por el otro. Eso es libertador y ni siquiera nos damos cuenta. Nos liberta del dolor de la soledad, del abandono, de un mundo ceniza, lleno de guerras y sin gracia. 

Sí, tengo una visión pesimista del mundo. Pocas son las personas que valen la pena. Y estoy seguro de que también piensas así... Basta recordar las diversas llamadas que me hiciste en las madrugadas por haber sido engañada por alguien, por haber notado de alguna manera la mezquindad del mundo. 

Nuestra amiga, ¿quién lo diría? Me hace recordar algún guión de una película muy tosca. Y en hablar de película, vi otra vez “Antes del Amanecer”. Prefiero ese... De alguna manera nos pasa la idea de que el amor es posible. En “Antes del Atardecer” descubrimos que no fue lo que pasó, que salió mal la cita y la historia solo se concluirá años después... 

No sé si tenemos todo el tiempo del mundo así, pero dicen que el amor no tiene prisa ¿verdad?. Pues el mío sí tiene. Quiero vivir el amor diariamente en su plenitud... 

Estás tan callada... Todavía te duele, lo sé. Dame un abrazo. Es esto que nos salva, esta energía que sentimos cada vez que estamos juntos, como si fuera la primera vez... 

¡Uy! Olvidé el chocolate en el fuego. Voy a buscarlo... ¡Cuidado, sóplalo que está caliente!

ZUZA ZAPATA es un músico brasileño que lanzó su primero álbum auto intitulado en abril de 2009. Entre las 12 piezas compuestas por él están Poesia na Vida, Azul Ameno, Ipanema Radioativa y Carnaval em Luto, que llego a las radios brasileñas. 

Entre algunas presentaciones en el escenario, él también fue invitado para jugar en el festival de música Dinheiro e Revolusom. En 2011 volvió al estudio para trabajar en un sonido más eléctrico. 

Es apasionado por literatura y escribe en sus propios blogs Universo Tranquilo y Escrevo e Amo de Pau DuroPara más informaciones sobre su música o escritos visite su sitio oficial.


Traducido por


Comments