Mora Negra

Pedro y Juan se hicieron la rata de la clase para ir a pescar a orillas del río Paraíba.

A camino de dónde siempre iban, se fijaron en una morera, cuyas ramas sobresalían sobre el río. En verdad, ni todas las ramas se suspendían en esa dirección. Los chicos cosecharon moras exquisitísimas de las que pudieran alcanzar con las manos mientras en tierra firme.

Exquisitas, pero pequeñas. Había sí una grande, pero esta mora colgaba en el borde de una de las ramas extendidas sobre el agua.

Dicho detalle no asustó Juan, que subió en la pequeña morera y se deslizó por las ramas en busca del codiciado fruto.

Tenía los dedos para lograrlo cuando, de repente, la rama se rompió, provocando que se cayera al río.

Pedro, que tampoco sabía nadar, actuó rápidamente y se le entregó la vara de pesca para que Juan la alcanzara. Las manos de Juan pronto alcanzaran la punta de la rama. Ahora sacarlo del agua.

Pedro intentó, pero la corriente era fuerte, el margen resbaladizo. Ocurrió. Sus pies resbalaron en el barro y el muchacho cayó al río. Gritos amortiguados por el agua. No había nadie que los ayudara.

Ajeno a todo, colgaba de la rama partida la suculenta mora. Casi intocable, sino por los dedos del Sol.

WILSON GORJ nació en Aparecida, São Paulo, en 1977. Publicó el libro Sem Contos Longos [Sin cuentos largos] en 2007 y participó de la antología Contos de Algibeira [Cuentos de bolsillo]. Las dos publicaciones contenían sus micro cuentos. 

Además, tuvo su material publicado en otras antologías y suplementos literarios. Su segundo libro, Prometo ser breve [Te lo prometo que seré breve], se publicó en 2010. Su trabajo también se encuentra en internet en el blog O Muro & Outras Páginas [El muro y otras páginas]. 

Escribe para dos periódicos O Lince y Comunicación Regional y actúa como editor de contenido en la editora Penalux.


Traducción:


Comments